28

Jul

 

En una situación de crisis, en la que todas las decisiones empresariales pasan por exhaustivos procesos de decisión, y en un momento en el que todos somos capaces no sólo de consultar sino también de crear y difundir información, esta adquiere un valor incalculable para cualquier negocio.

La información es la materia prima del conocimiento, y el conocimiento es lo que permite pasar a la acción, actuar y tomar decisiones.

En este sentido, trabajar con contenidos que aporten valor se ha vuelto indispensable. Las redes sociales son fundamentales para poder hacer llegar ese contenido al público objetivo; la presencia online de las marcas requiere de una estrategia y de una implementación medida y estudiada, así como de un proceso de medición y seguimiento continuado, en busca siempre de posibles mejoras.

Pero la gran base en la que se debe asentar toda comunicación de marca (sea en las redes sociales, sea en la web, sea en todo el material promocional o de venta que se genere) es el contenido. Nuestra experiencia, basada en la implementación de herramientas de comunicación en dispositivos móviles en clientes de muy diversos sectores (laboratorios, deportes, moda, luxury…) nos ha hecho llegar a las siguientes conclusiones:

-Utilizar información rica en elementos audiovisuales. En la web, en las redes, pero también, de nuevo, en el material promocional o de venta que los equipos comerciales de nuestros clientes utilizan en su día a día.

-Medir. Siempre. Hoy en día, cualquier información es cuantificable; también lo es el impacto que dicha información genera. El uso de dispositivos móviles para mostrar información (de valor, interesante) nos permite saber cómo ha reaccionado el cliente o potencial cliente ante esa comunicación: ¿qué ha consultado? ¿cuánto tiempo le ha dedicado? ¿ha centrado su atención en unos contenidos por encima de otros?

-Mejora continua. La tecnología nos permite, además de medir, corregir. Si utilizamos información de interés, la ponemos al alcance de nuestro público objetivo, y medimos cuál es su reacción, el siguiente paso en la cadena es corregir, ampliar, recortar… en una palabra, mejorar.

El contenido corre rápidamente, los usuarios opinan, influyen sobre él y sobre las empresas que lo han generado. Dar la espalda a esta realidad supone estancarse, quedarse anclados en una comunicación analógica que ya es parte del pasado.


C/ Marie Curie s/n | Parc Tecnologic - Barcelona Nord | 08042 Barcelona
Tel 933596150 | Fax 933596140 | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.