05

Dic

Hace unos días leíamos una noticia en la que se situaba al sector salud como uno de los más avanzados en el “ranking” de apps. La cifra es impactante: sólo en APPLE STORE hay más de 40.000 apps dedicadas a salud.

Pero no es oro todo lo que reluce, porque muchas de estas apps no son descargadas nunca, otras son de muy baja calidad, etc… En cualquier caso, una cosa parece clara: las apps de SALUD van a cambiar dentro de muy poco tiempo la relación médico- paciente. Se prevé que en 2015 haya más de 500 millones de personas usuarias de este tipo de aplicaciones.


El reto sin duda para el sector sanitario es ser capaz de implementar el concepto de la m-health, con objetivos claros: atender mejor a los pacientes, aportar más y mejor información, hacerlo de forma eficaz, sostenible… En pocas palabras: aprovechar la tecnología para mejorar en el servicio.


El binomio tecnología-salud ofrece una gran oportunidad a la industria farmacéutica y sociosanitaria para ofrecer servicios y productos de gran valor añadido.  Para los profesionales médicos, las apps son un soporte que les puede permitir atender a los pacientes de modo más personalizado, y para los usuarios es una opción de tener más y mejor información.  

Invertir en tecnología es hoy día, y más aún en los próximos años, una apuesta segura para el sector salud.  Las posibilidades a la hora de desarrollar apps en este ámbito son muchas:

-apps para “educar” en relación a un nuevo fármaco
-apps para recopilar datos en tiempo real y monitorizar parámetros (como ritmo cardíaco, sudoración, temperatura….)
-apps pensadas para facilitar/favorecer la interactuación médico/paciente….
-apps para informar más y mejor

En el sector farmacéutico destacan especialmente las apps con temas relacionados con la prevención de enfermedades o accidentes, información sobre diagnósticos y tratamientos, ayudas para dejar de fumar o bajar peso, detección precoz de enfermedades…. En todas ellas, un elemento se hace indispensable: ofrecer contenidos interactivos y multimedia al paciente, para que el mensaje realmente “llegue” y lo haga de manera efectiva, de modo claro y “entendible”. La posibilidad de incorporar fotografías y vídeos hacen que estas apps adquieran una utilidad mucho mayor.


Otro elemento importante se encuentra “dentro” del propio sector: médicos, enfermeras… todos pueden aprovechar en su propio día a día las apps para tener información siempre actualizada, fácil de consultar y, de nuevo, “clara”, a través de contenidos multimedia en sus propios smartphones o tabletas. De hecho, algunos estudios afirman que la adopción del iPad entre doctores es hasta 5 veces superior que en la población general, y que cerca de un 80% de los médicos lo utilizan a diario dándole un “uso clínico”.

Si los doctores utilizan la tecnología y la movilidad, y si los pacientes/ciudadanos se preocupan cada vez más por su salud y bienestar - y quieren poder acceder a la información en cualquier momento- las apps de salud, como decíamos, son una apuesta de éxito. Apps, por supuesto, que cumplan todos los requisitos y que aporten valor de verdad, a profesionales y a pacientes.
Todo se resume en: pasar de una sociedad basada en la prestación de servicios (con muy poco valor añadido), a una sociedad que se basa en el conocimiento. Un conocimiento que, gracias a la tecnología y a la movilidad, puede estar al alcance de todos, en cualquier lugar y momento.

En Kinetical disponemos de la solución KOPEN, para la edición, composición y distribución de contenidos multimedia, que permite crear apps corporativas sin necesidad de conocimientos en programación. Estas apps se adaptan a cualquier tipo de formato y de sistema operativo, con lo que permiten generar contenido tanto para dispositivos móviles –para que el usuario las consulte en cualquier lugar y momento- como para pantallas táctiles de gran formato.  Así, las posibilidades son enormes, y sólo dependen de la creatividad y del valor que el profesional, la consulta, la clínica, compañía farmacéutica, hospital…. desee ofrecer a sus pacientes. No sólo, pues, a través de descargas en las app stores, sino incluso poniendo estas apps de contenidos interactivos al alcance de la mano del paciente en la propia consulta o centro médico. Dispositivos como tablets o incluso pantallas táctiles con estas apps corporativas, que pueden ofrecer información del equipo médico del centro, información de los servicios, formularios de satisfacción, contenido enfocado al entretenimiento (para que la espera sea más amena), información de productos (perfecto para centros especializados en estética y belleza)… Y con trazabilidad de uso de los contenidos, lo que proporcionará información interesante acerca de los gustos y preferencias de cada consumidor de estos contenidos. Todo accesible para el propio paciente, que navega, interactúa, se informa… a través de un sistema al que ya está adaptado (porque, como hemos visto, la cantidad de apps sobre salud que ya se descargan y utilizan a nivel “personal” es enorme…)


Los profesionales del ámbito de la salud (todos: médicos, farmacéuticos, laboratorios, visitadores médicos)  no pueden estar “de espaldas” a la realidad: el desarrollo y la implantación de soluciones tecnológicas en el sector sanitario es imparable, y necesario.  Es evidente que el desarrollo de apps para dispositivos móviles ha sido el primer paso, pero el sector puede utilizar también otro tipo de formatos para mejorar la atención, la información y en definitiva la eficiencia de su trabajo con todos los actores implicados: ciudadanos, pacientes, visitadores médicos, farmacias/puntos de venta, etc. En próximos posts seguiremos hablando del tema, para conocer qué otras posibilidades se pueden implantar en este sentido…


C/ Marie Curie s/n | Parc Tecnologic - Barcelona Nord | 08042 Barcelona
Tel 933596150 | Fax 933596140 | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.